Sunday, October 29, 2006

Rec...

Estoy apagada, asfixiada en la penumbra de la rutina cotidiana. Insisto en súplicas imposibles con la táctica del mínimo esfuerzo. Sí, he comido, con glotonería, con desenfreno y sin hambre. Necesito rellenar mi desierto, y me engaño una y otra vez, creyendo encontrar la solución en la comida. Estropeo mi cuerpo. Me degrado. Reproducir el mismo llanto hipado, y yo me canso de mi misma, y de está vida monosilábica.

Estoy apagada, asfixiada en la penumbra de la rutina cotidiana. Insisto en súplicas imposibles con la táctica del mínimo esfuerzo. Sí, he comido, con glotonería, con desenfreno y sin hambre. Necesito rellenar mi desierto, y me engaño una y otra vez, creyendo encontrar la solución en la comida. Estropeo mi cuerpo. Me degrado. Reproducir el mismo llanto hipado, y yo me canso de mi misma, y de está vida monosilábica.

Saturday, September 02, 2006

La mujer de fuego


Ayer fue el cumpleaños de ella. De la chica que huele a podrido. De la mujer incapacitada para creer en sueños. Ayer, sí. Y estuvimos todos, acompañándola con nuestras voces, y mimándole el alma, pero ella continuó triste. Y su pesar se contagio. Me infecto, y me inunde de pena, porque yo no vi a la mujer fuego. Quizás, pensé, sería su día festivo, quizás, fue la casualidad que no quiso que nuestras miradas se cruzaran, ni que nuestros ojos dialogaran la ley del deseo. También pensé que ya era día 1, y quizás ayer fue su último día de trabajo. Acabo la temporada. Acaba el verano, y acaba ella. Sí, supongo que ayer se despidió de todos sus compañeros y les deseo suerte en la vida. Y todo porque los turistas ya no rellenan las mesas, así que ella se tornó prescindible, innecesaria, e incluso molesta. Un mueble inservible, a pesar de ser decorativo. Ella era 1000 €. Un sueldo a ahorrar, pensó el jefe. Y quizás, por eso, no la veré más. Y no sucederá nada, ahora ya sí que no, ahora ya no cabrá la posibilidad de compartir el dentífrico. Y por eso me ahogué de pena.

Thursday, August 31, 2006

Preparados, listos, ya!



¿Cómo pude dudar? Cómo he podido
vivir sin vida todos estos años?
Por evitarme daños, tuve daños,
y huyendo penas, penas me han venido
Carmen Jodra Davó
Hoy empiezo a montar otra nueva casa. Me toca dibujar el plano, distribuir los espacios, crear los puentes a otros mundos, pintar las paredes… pero tengo ganas. Estoy borracha de ganas. Extasiada, y preñada de letras. Empiezo a caminar…